Por Steven J. Hogan

Traducido por Mario Meneses

~ Un Mensaje del Sábado por la Mañana #37 ~

Related image

Contrariamente a lo que algunos cristianos creen, hay un número de acontecimientos profetizados que necesitan tener lugar antes del rapto de la Iglesia. En las últimas semanas hemos estado discutiendo los dolores de parto. Pero hoy y en las próximas dos semanas quiero hablar sobre Israel y las naciones gentiles, la realineación y reelaboración de reinos y países en los últimos tiempos y finalmente, el declive de los Estados Unidos como potencia mundial.

Dios trabaja a través de las Naciones, y particularmente y lo más importante a través de la nación de Israel.

Para tener una visión bíblica y apropiada de la historia, y de la profecía de los últimos tiempos, es esencial entender el enfoque de Dios en Israel. Mi propósito hoy es resumir algunas verdades fundacionales e históricas con respecto a Israel y las naciones gentiles.

El origen de las Naciones: Génesis 10 nos dice que el origen de las naciones del mundo se originó en los tres hijos de Noé, Shem, Ham y Jafet. Este capítulo enumera específicamente las naciones que eran y hasta cierto punto siguen siendo relevantes para los propósitos de Dios para los judíos y para el mundo entero. La dispersión soberana de Dios de las Naciones orgullosas y rebeldes a través de la faz de la tierra se describe en Génesis 11:1-9. El resto de Génesis 11 nos dice que la nación de Israel vendría de los descendientes de Shem, y específicamente a través de Abram.

El país más importante: Dios eligió a Israel para ser la nación más grande y más bendecida (Deuteronomio 4:32-40). Génesis 11:10 hasta el final del Antiguo Testamento hace muy claro que Dios amó a Israel y tenía grandes planes para ella, y que ella era el país más importante del mundo. Por lo general, las naciones gentiles sólo eran mencionadas en cuanto a su relación con la historia y los propósitos de Israel. Pero durante esta edad de la iglesia, Dios está enfocado en los gentiles, y, de hecho, durante la mayor parte de este tiempo, Israel ni siquiera existió como nación. Pero las cosas están cambiando, y en la próxima edad, Jesucristo reinará como rey de Israel, y el mundo entero verá que Israel es el país número uno en la tierra. Salmo 67

El Antiguo Testamento: la historia de Israel nos lleva de su nacimiento en Egipto, a 40 años de pruebas en el desierto, a conquistar a los cananeos y ocupar la tierra prometida, y a los jueces que los liberan de las malas naciones gentiles. Continúa con los Reyes, algunos que eran buenos pero la mayoría que eran malvados; y fue David y Salomón quienes lideraron a Israel durante sus años de gloria. Después de eso se fue cuesta abajo. Entonces Dios usó a los profetas para declarar a Israel y a Judá su pecado (la nación estaba dividida), para predecir el juicio y el exilio, y para prometer su esperanza para el futuro, un reino milenario dirigido por Cristo, que comenzará después de esta edad de la iglesia actual. Salmo 72

Durante esos años del Antiguo Testamento, el pueblo de Dios vivía en un mundo anti-Dios, a veces siendo Santos, pero usualmente siendo malvados.

Pero lo más impresionante fue el poderoso trabajo de Dios con este nación débil y pecaminosa, y su continua misericordia, bondad, amor, paciencia y justicia hacia ella (Nehemías 9). Y como nos dice Ezra, Dios fielmente trajo de vuelta a Judá del exilio a su propia tierra. Contra todo pronóstico, y por la gracia soberana de Dios, continuó a través de todos los años, tanto derrotando como siendo liberado de naciones gentiles, y en particular, las Naciones “bestias” inspiradas por Satanás – Egipto, Asiria, Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma (Apocalipsis 12:1-3).

La época de Cristo: entonces era hora de que Jesús, el hijo de Dios, naciera y viniera a Israel, a su pueblo. Él vino como rey, pero no pudo reinar de una manera física hasta que hubo avivamiento espiritual y él era el Señor en sus corazones. Eso tendría que esperar, porque estos judíos rechazaron a Jesucristo – no se vieron a sí mismos como pecadores necesitados de un Salvador. Pero Jesús continuó, cumpliendo con su propósito más importante, sufriendo, muriendo y resucitando de nuevo por miles de millones de personas que pondrían su fe en él para salvación del pecado, la muerte y el infierno. Entonces Jesús dejó esta tierra y regresó al cielo con la promesa de volver a ser rey de Israel y rey del mundo. Mateo 24, hechos 1:4-11

La edad de la iglesia y el tiempo presente: en 70AD, la nación desamparada de Dios de Israel fue severamente castigada, siendo profundamente derrotada y luego esparcida en todas las Naciones, y como vemos, fue apartada por cerca de 1900 años. Ahora estamos en la edad de la iglesia, el tiempo para la salvación de muchos gentiles, y para algunos judíos también (Romanos 11). Pero en los últimos 130 años, más de 6 millones judíos han regresado sobrenaturalmente a su tierra, y la nación de Israel ha resucitado milagrosamente. Es obvio que Dios está trabajando activamente con Israel y las naciones gentiles, ya que su configuración y lugar en el mundo deben estar en consonancia con las profecías de Daniel 2, 7, 9 y 11.

La caída de los Estados Unidos y el surgimiento del Reino del Anticristo: Todos pueden ver que los Estados Unidos están cayendo, su orgullo, avaricia e inmoralidad son las razones principales de la decadencia de esta nación más poderosa. Luego, algún tiempo después de que ella esté lo suficientemente debilitada, veremos el realineamiento de más naciones, y el eventual ascenso de ese malvado Anticristo y su reino. Después de su corta regla diabólica, el Anticristo será aplastado por Cristo. Y luego de Jerusalén en Israel, Jesucristo reinará gloriosamente sobre un mundo gentil por 1000 años pacíficos y maravillosos. Salmo 47, Apocalipsis 20:1-11

Nota: Para una mayor comprensión de este importante tema, por favor echa un vistazo a mi artículo: Un resumen de la obra de Dios, desde el tiempo de Abraham al Reino Milenario de Cristo